Oct
27th

Eusebio, Hermano Mayor de la Orden de Agustinos Recoletos


¡Los homenajes se hacen en vida!, indicó el P. Max Ozuna, párroco de la Co-catedral en el homenaje póstumo de nuestro querido sacristán Eusebio, el pasado miércoles 26 de octubre en el Salón Santa Ana. Y a continuación recordó que hace quince años, la orden de Agustinos Recoletos, reconoció a Eusebio García como hermano mayor de la orden. “por eso agradecemos las condolencias que nos han dado a los sacerdotes Agustinos Recoletos, porque él era parte de nuestra familia religiosa” indicó el párroco.

eusebio2


A continuación, dio lectura del reportaje de dicho homenaje, el cual transcribimos:


“En “reconocimiento de su amistad y de sus continuados y desinteresados servicios en favor de la comunidad de la parroquia de San Miguel Arcángel, en Totonicapán, Guatemala” el pasado doce de septiembre, el P. General de la orden otorgó al sacristán de esta parroquia el título de HERMANO MAYOR DE LA ORDEN por el que entra a formar parte de nuestra familia religiosa.
La comunidad de Totonicapán, quiso corresponder, a su vez, los más de treinta años de servicio del señor Eusebio García como sacristán, invitándolo a conocer nuestros ministerios de Panamá, aprovechando la presencia en el país istmeño por vacaciones del P. Aníbal, responsable de la parroquia.


La entrega formal del pergamino, que acredita al señor Eusebio García como miembro de nuestra familia religiosa, se efectuó en la Eucaristía, presidida por el párroco de Totonicapán, en la que los religiosos de Panamá celebraron, en presencia de la comunidad parroquial de Rio Abajo, de la fraternidad seglar, y de familiares de nuestros religiosos panameños, en la fiesta de la Recolección Agustiniana.


El P. vicario dio lectura al texto del documento por el que a nuestro hermano sacristán de Totonicapán se le hace “participe, tanto en VIDA como después de la MUERTE, de todas las misas, oraciones, sufragios, y cuantas obras buenas realicen, con la voluntad de Dios, nuestros hermanos y hermanas”


Tras dirigir unas palabras, a modo de saludo, a todos los presentes en su idioma K’iché, Eusebio resalto su identidad maya y señalo que desde hace treinta y un años viene sirviendo en la parroquia de Totonicapán como sacristán y colaborador en otras tareas propias de los laicos en la iglesia.


Agradeció, en su nombre y en el de toda su familia, a la comunidad de Totonicapán, la oportunidad que le ha brindado de conocer Panamá y a todos los religiosos por la acogida que le han dispensado en este viaje. “Llevo esta experiencia de ustedes en mi corazón y con recuerdos inolvidables, señaló”


Habló de su familia, de sus hijos, del cultivo del maíz y de manzana en su comunidad Chuculjuyup y del trabajo que realiza en ella como animador de la comunidad cristiana dirigiendo el rezo del rosario por las casas y coordinando los temas de formación bíblica y de catequesis. Forma también parte del coro de la comunidad y está particularmente empeñado en ayudar a la gente a luchar contra la enfermedad del alcoholismo.


En su visita a Panamá, además de conocer nuestros ministerios de la capital, el señor Eusebio, viajó, acompañado del P. Aníbal, y de los padres Vicario y Lorenzo, a David y Bocas del Toro, visita que le proporciono al ilustre visitante la oportunidad de montar por primera vez un cayuco y de experimentar el miedo que esa primera vez se siente casi siempre, aún si el mar está calmo y el río tranquilo.


Para su familia, este nombramiento ha sido un honor y una gran distinción, aunque al principio, cuando recibieron la noticia y no sabían muy bien de que se trataba, su esposa preguntó si seguiría viviendo con ella y sus hijos en la casa como hasta ahora.

¡Felicidades don Eusebio!”

Oct
18th

Monseñor Molina aboga por la paz y el respeto mutuo tras la muerte de ocho campesinos en Totonicapán

“Deseamos paz y oramos por la paz y el respeto mutuo”. Ése es el principal mensaje de Monseñor Mario Molina, obispo agustino recoleto en la Archidiócesis de Los Altos, Quetzaltenango y Totonicapán, tras conocer el fallecimiento de ocho campesinos el pasado 4 de octubre, en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. Ausente en Roma, en el Sínodo de los Obispos, el pastor guatemalteco manifiesta su dolor por lo ocurrido.

A su llegada a Roma como delegado al Sínodo de los Obispos, monseñor Mario Molina, arzobispo de Los Altos, en Guatemala, se vio sorprendido por las tristes noticias de lo que acababa de ocurrir en su diócesis: una protesta airada de campesinos había degenerado en enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, y el resultado era de ocho campesinos muertos. 

Cuando le abordamos, aún no tiene información completa y segura, pero no puede menos que manifestar la preocupación que, como pastor, tiene por sus fieles. A ellos se dirige también con su palabra de consuelo y ánimo. 

Pregunta.– Monseñor, ¿qué es lo que ha ocurrido en Totonicapán, según sus noticias? 
R.– Según mis informaciones, que provienen de dos fuentes principalmente, la prensa en Internet y lo que he podido saber a través de amigos, lo ocurrido en Totonicapán es el desenlace de reclamos y contrarréplicas que se venían dando desde hace semanas. De hecho, las manifestaciones en Cuatro Caminos y en el paso llamado Alaska, se dieron mientras una delegación de habitantes de Totonicapán estaba en la capital para encontrarse con el Presidente de la República. Entiendo por lo tanto que se trataba de una manifestación de la fuerza de los números en apoyo de la misión de los emisarios. Tengo entendido que hubo medidas de coerción para obligar a muchos a asistir, que de otro modo no lo hubieran hecho. Según mis informaciones, el gobierno envió fuerzas de seguridad a los dos puntos para evitar que el tránsito en la carretera principal estuviera cerrado por mucho tiempo. Hubo también presencia del Ejército como respaldo a la Policía Nacional Civil. Entiendo que, después de cinco horas, la manifestación en Cuatro Caminos se disolvió tras intercambio de pedradas de un lado y de gases lacrimógenos del otro. Pero las cosas se complicaron en el paso de Alaska. Parece que allí un guardia de seguridad de un transporte comercial disparó contra la multitud en un momento en que sintió que lo agredían. Este disparo causó el primer muerto que soliviantó a la multitud. Después vinieron los disparos, en una sucesión de acontecimientos que deben ser esclarecidos. Estos disparos, según la evidencia que se va estableciendo, vinieron de armas del Ejército de Guatemala. No se sabe quién dio la orden de disparar. Según algunas versiones, los vehículos del Ejército habían recibido instrucciones de retirarse. 

P.– ¿Cómo se siente, estando fuera, a tantos kilómetros de distancia? 
R.– Estas cosas ocurrieron cuando yo salía de viaje a Roma para participar como delegado de la Conferencia Episcopal de Guatemala en la XIII Asamblea del Sínodo. Me enteré el sábado por primera vez, al leer las noticias de Guatemala en Internet. Luego comencé a recibir algunas informaciones adicionales a través del Comunicado de la Conferencia Episcopal y algunas noticias del Vicario General. La distancia lo hace a uno impotente y hace imposible acompañar a las familias en duelo en su dolor y en la impotencia que también el pueblo siente cuando se ve implicado en acciones de alcance político más amplio que los intereses de cada día. Sé que los sacerdotes de Totonicapán, tanto del Municipio como del Departamento, han procurado estar cerca de sus feligreses y acompañarlos en su dolor y estoy agradecido con ellos por esa actitud. 

P. ¿Qué puede decir a su pueblo, en este momento de dolor y desconcierto? 
Lo primero que hay que decir es que se debe tener conciencia de la dignidad de la persona, de toda persona. Si es verdad que hubo coerción para participar en las manifestaciones, no se puede instrumentalizar a las personas exponiéndolas a peligros a su integridad física como éstos. Aunque todavía hay que esclarecer cómo se produjeron las muertes y quién es el responsable, no se puede pretender solucionar los conflictos matando al adversario, como si la vida humana de las víctimas fuera el precio descontable de la victoria de la fuerza. Deseamos paz y oramos por la paz y el respeto mutuo. Las reivindicaciones y peticiones que están a la base y son la causa de las manifestaciones, deben ser medidas en su justo alcance. Creo que algunos de los reclamos, sobre todo el de las tarifas eléctricas, tienen como referente las autoridades locales y no el gobierno central. En una democracia la negociación es el único camino, junto con la conciencia de que la negociación no siempre tiene como resultado el logro de los objetivos en el tiempo, el lugar y el modo que uno quiere.

Fuente: Web Oficial OAR

Oct
18th

Los agustinos recoletos de Totonicapán acompañan a las víctimas y abren la parroquia para esclarecer los hechos

 

“La situación que hemos estado viviendo ha sido muy tensa y preocupante”, explica el agustino recoleto Max Ozuna desde Totonicapán. El pasado 4 de octubre 8 personas perdieron la vida y otras 40 sufrieron heridas a causa de un tiroteo entre campesinos y fuerzas del orden. “Hemos habilitado en la parroquia un espacio que pueda servir de oficina al ministerio público encargado de la investigación, y también a los dirigentes indígenas que llevan a cabo sus diligencias”, apunta el religioso desde Guatemala.

Funeral de Victimas en el Parque

“Los testigos de la masacre prefieren declarar en un lugar más tranquilo y por eso han escogido el lugar de la parroquia”, explica el padre Ozuna. 

Totonicapán es uno de los seis departamentos con mayores índices de pobreza del país. Sin embargo, sus vecinos pagan una de las tarifas eléctricas más caras. Los cobros excesivos, la baja cobertura rural y la mala calidad del servicio eléctrico, fueron una de las tres demandas que el pasado jueves 4 de octubre llevó a los vecinos de Totonicapán a bloquear la Ruta Interamericana, la carretera más importante del país, con el trágico saldo de ocho muertos y más de 40 heridos, en los enfrentamientos que se produjeron entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. “Algunos todavía se encuentran hospitalizados e incluso con algún miembro de su cuerpo amputado”, explica el agustino recoleto Max Ozuna, de la comunidad de Totonicapán, que en su comunicación especifica: “todos, heridos de bala”. 

La violencia se desató cuando comandos de la policía y del Ejército intentaron desalojar a piquetes de campesinos, que impedían el paso en diferentes puntos de la carretera. 

Abogado y psicólogo 

La parroquia también ha puesto a disposición de las víctimas un abogado para que pueda acompañar a las víctimas en todo el proceso judicial, junto a otras comisiones que las autoridades indígenas han nombrado. “Esto lo asumimos como pastoral de justicia”, aclara el padre Ozuna. “Se han puesto también a su disposición los vehículos de la parroquia para recoger evidencias de la masacre y trasladar a los testigos. También estamos dando acompañamiento a los heridos de la masacre todavía en el hospital y apoyo a las viudas y niños huérfanos que quedaron”. 

“Queremos también contratar a un psicólogo por varios meses, para que pueda brindar asistencia a muchas personas, especialmente, mujeres y jóvenes que vivieron la tragedia o perdieron a uno de sus miembros”, apunta Ozuna, al tiempo que hace sentir el apoyo y solidaridad del resto del clero de la zona con las medidas tomadas por los agustinos recoletos en la parroquia matriz. 

Desde 1958 

La presencia de los agustinos recoletos en esta zona se remonta al año 1958, cuando se hicieron cargo de las parroquias de San Miguel Arcángel (Totonicapán) y Nuestra Señora de la Soledad del Calvario (Quetzaltenango). Esta última fue devuelta a la diócesis en 1970. 

Desde 1996, la arquidiócesis de Los Altos es la circunscripción eclesiástica que abarca los departamentos civiles de Quetzaltenango y Totonicapán. Tiene una extensión de 4.890 km2, y una población de 1.300.000 habitantes. Actualmente la arquidiócesis de Los Altos, que pastorea el agustino recoleto Mario Molina Palma, está conformada por 32 parroquias, y cuenta con 28 sacerdotes diocesanos y 30 religiosos. Trabajan en ella 40 religiosas, 8 religiosos no sacerdotes y 10 laicos consagrados. Tiene 17 seminaristas mayores. 

La parroquia de Totonicapán tiene un censo de más de 100.000 habitantes, comprendiendo todo el territorio municipal de la ciudad. Su población, mayoritariamente indígena, se reparte entre la cabecera (12.000 habitantes) y 52 cantones o poblados. En 1998, su iglesia parroquial, que se remonta a 1545, fue declarada co-catedral de la arquidiócesis. 

En 1998, los agustinos recoletos se hicieron cargo también de la parroquia de la Sagrada Familia, en Quetzaltenango. Parroquia creada en 1976, con un censo de unos 30.000 habitantes, distribuidos en la cabecera y cinco barrios.

Fuente: Web Oficial OAR

Oct
11th

Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala

Archivado bajo NOTICIAS | Deja un Comentario

‐ La Conferencia Episcopal de Guatemala, ante los violentos hechos ocurridos en la  carretera Interamericana a la altura de Santa Catarina Ixtahuacán el día de ayer, 4 de 

Octubre, en los que perdieron la vida al menos seis personas, manifiesta su profundo dolor  por esta tragedia que, una vez más, enluta a familias católicas y al pueblo guatemalteco y  quiere expresar su apoyo, su oración y solidaridad a los seres queridos de las víctimas de  estos lamentables hechos.

‐ La Iglesia Católica considera fundamental e imprescindible, ante las versiones tan  contradictorias de lo sucedido, que se establezca una sincera y creíble búsqueda de la
verdad de lo allá sucedido, tarea a realizarse por instituciones libres de toda sospecha de  parcialidad en el tema. Nos adherimos a la postura del Procurador de los Derechos
Humanos y esperamos las investigaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas  para los Derechos Humanos.

‐ La Iglesia considera importante hacer una llamada a la reflexión, a la paz, y a no intentar promover actitudes y acciones que siembren más violencia de la ya ocurrida. Apoyamos al  pueblo de Totonicapán en su asamblea permanente y esperamos que logre que ésta sea  un verdadero espacio de diálogo.

‐ Pedimos al Estado guatemalteco no olvidar que es el primer llamado a buscar el Bien  Común y cuidar la seguridad de los guatemaltecos y exhortamos a todos los conciudadanos  a buscar por encima de toda diferencia ser constructores de la paz.
‐ A nuestros hermanos de Totonicapán que hoy sufren y claman por justicia ante lo  ocurrido, les expresamos nuestra cercanía y solidaridad y les expresamos nuestro sentir de  pastores que buscamos ayudar para que no vuelvan a darse las circunstancias que llevaron  al derramamiento de sangre.

‐ A todas las partes solicitamos que sea la búsqueda de la verdad de lo ocurrido y no la  manipulación de la misma la que guíe la palabra pública en un momento en que lo que
menos necesitamos como país es un incremento en la conflictividad que termina  degenerando en tragedias.

‐ Le pedimos a la Virgen del Rosario en su mes que mire por sus hijos atribulados, que  consuele a los que sufren y que a todos nos abrace desde su amor maternal.

Guatemala, 5 de Octubre de 2012

Mons. Rodolfo Valenzuela Núñez,
Obispo de la Verapaz y
Presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala

 Puedes Descargar el Comunicado Aquí

 

Misa de cuerpo presente para campesinos en Totonicapán.

Nov
17th

Agradecimiento de la Comunidad de Ciudad de los Niños, Costa Rica

Hace algunos días nuestra Guatemala fue afectada por las fuertes lluvias, en nuestras comunidades pasamos por momentos difíciles, y desde Ciudad de los Niños Costa Rica nos enviaron una ayuda económica, que agradecemos por este medio. 

Fray Ignacio Jimenez se contactó con nosotros a través de nuestro website y pudimos coordinar la ayuda, es momento entonces de agradecer este gesto tan generoso de nuestros hermanos y a nombre de la Cocatedral de San Miguel enviar nuestro sincero agradecimiento a todos los hermanos de Costa Rica que apoyaron con esta noble causa. 

Así mismo les enviamos una carta de agradecimiento redactada por el párroco de nuestra Cocatedral, P. Max Ozuna, OAR. 

Les deseamos muchas bendiciones y una vez más miles de gracias!!!!

Oct
17th

Enfermeras Españolas se Despiden de Totonicapán

Cerca de un mes tuvimos la visita de: Maria, Carmen y Nuria; tres enfermeras españolas que vinieron apoyar tanto a la pastoral de salud como a la de educación y al momento de despedirse nos comparten algunas palabras con sus impresiones, anécdotas y recuerdos que se llevan de la ciudad prócer.

 

Por este medio agradecemos a las enfermeras por su apoyo hacia nuestra parroquia así mismo les indicamos que está es su casa y las puertas quedan abiertas para cuando deseen volver a visitarnos así mismo deseamos que nuestro Patrón San Miguel Arcángel les proteja y libre de todo peligro. 

Compartimos con nuestros amigos lectores algunas imágenes del trabajo realizados por María, Nuria y Carmen. 

Sep
20th

Toma de Posesión de Mons. Mario Molina, OAR como Arzobispo de los Altos

El pasado sábado 17 de septiembre del presente la ciudad de ciudad de la luna de Plata, Quetzaltenango se vistió de fiesta por motivo de la toma de posesión de Mons. Mario Alberto Molina Palma, OAR.

Entre cantos y festejo un grupo de feligreses procedentes del Quiché acompañó a Mons. Molina en una caminata que se inicio en la Iglesia de la Merced ubicada en la zona 2 de la ciudad hasta la Catedral Metropolitana en donde se celebraron los actos litúrgicos.

El Arzobispo fue acompañado en los festejos por su madre doña Rosario y otros familiares, el nuncio apostólico en Guatemala, Paul Richard Gallagher, integrantes de la conferencia episcopal de Guatemala, Mons. Oscar Julio Vian, Arzobispo Metropolitano de Guatemala, el clero de la arquidiócesis y por por parte de la Orden de Agustinos Recoletos: el Prior General, P. Miguel Miró; el ex Prior general P. James McGuire; el Prior provincial de Nuestra Señora de la Consolación, P. Manuel Beaumont; el Vicario provincial de Panamá, Guatemala y República Dominicana, P. Gabriel Robles; Mons. Aníbal Saldaña, Obispo Prelado de Bocas del Toro; Mons. Ángel Sancasimiro, Obispo agustino recoleto de Alajuela (Costa Rica); el Delegado de Guatemala, P. Max Ozuna; el Prior del Colegio San Agustín de Panamá, P. Francisco Javier Lopeandía; y los PP. Valerio Baines, Bolívar Sosa, Julio Mendi y Jacinto Lozano, de los ministerios recoletos de Guatemala.

Al ingresar a la Catedral acompañado de los Obispos y Arzobispos se dirigió a la capilla de la Virgen del Rosario; patrona de la Arquidiócesis, para cantar el Salve y revestirse para la celebración litúrgica, misma que se inicio con la lectura de la Bula de nombramiento enviada por su santidad el papa benedicto XVI en latin y en español. Mons. Richard Gallagher, procedió entonces a llevar al nuevo arzobispo a la cátedra y sentarlo en la misma, como signo de toma de posesión de su nuevo cargo.
En su mensaje a la multitud que abarrotó la iglesia, Mons. Molina Palma dijo que su misión será divulgar más el evangelio.

“Voy a orar todos los días por ustedes y ser un buen pastor ante ustedes. Gracias por el recibimiento, y desde hoy estoy a su plena disposición”, manifestó.
El nuevo arzobispo de Los Altos también saludó en k’iche’ al pueblo de Quiché, a quienes agradeció su apoyo.

“En Quiché aprendí a ser arzobispo y les digo a todos los hermanos mil gracias por acompañarme hasta aquí en Xelajú”, expresó.

Para la Orden de Agustinos Recoletos es un gran acontecimiento pues por primera vez en la historia de la orden en América Latina un integrante de la misma en nombrado Arzobispo, Mons. Molina es un religioso de la provincia de Nuestra Señora de la Consolación. 

La Arquidiócesis de Los Altos está formada por 32 parroquias, 28 sacerdotes diocesanos y 30 religiosos. Además trabajan 40 religiosas, ocho religiosos, 10 laicos consagrados y 17 seminaristas mayores.

Compartimos con ustedes amigos internautas un Vídeo del resumen de está actividad. 

Y también los dejamos con algunas Imágenes.  

A nombre del Pueblo de Totonicapán le damos la bienvenida a nuestro Pastor Mario Molina Palma, OAR.