Oct
27th

Eusebio, Hermano Mayor de la Orden de Agustinos Recoletos


¡Los homenajes se hacen en vida!, indicó el P. Max Ozuna, párroco de la Co-catedral en el homenaje póstumo de nuestro querido sacristán Eusebio, el pasado miércoles 26 de octubre en el Salón Santa Ana. Y a continuación recordó que hace quince años, la orden de Agustinos Recoletos, reconoció a Eusebio García como hermano mayor de la orden. “por eso agradecemos las condolencias que nos han dado a los sacerdotes Agustinos Recoletos, porque él era parte de nuestra familia religiosa” indicó el párroco.

eusebio2


A continuación, dio lectura del reportaje de dicho homenaje, el cual transcribimos:


“En “reconocimiento de su amistad y de sus continuados y desinteresados servicios en favor de la comunidad de la parroquia de San Miguel Arcángel, en Totonicapán, Guatemala” el pasado doce de septiembre, el P. General de la orden otorgó al sacristán de esta parroquia el título de HERMANO MAYOR DE LA ORDEN por el que entra a formar parte de nuestra familia religiosa.
La comunidad de Totonicapán, quiso corresponder, a su vez, los más de treinta años de servicio del señor Eusebio García como sacristán, invitándolo a conocer nuestros ministerios de Panamá, aprovechando la presencia en el país istmeño por vacaciones del P. Aníbal, responsable de la parroquia.


La entrega formal del pergamino, que acredita al señor Eusebio García como miembro de nuestra familia religiosa, se efectuó en la Eucaristía, presidida por el párroco de Totonicapán, en la que los religiosos de Panamá celebraron, en presencia de la comunidad parroquial de Rio Abajo, de la fraternidad seglar, y de familiares de nuestros religiosos panameños, en la fiesta de la Recolección Agustiniana.


El P. vicario dio lectura al texto del documento por el que a nuestro hermano sacristán de Totonicapán se le hace “participe, tanto en VIDA como después de la MUERTE, de todas las misas, oraciones, sufragios, y cuantas obras buenas realicen, con la voluntad de Dios, nuestros hermanos y hermanas”


Tras dirigir unas palabras, a modo de saludo, a todos los presentes en su idioma K’iché, Eusebio resalto su identidad maya y señalo que desde hace treinta y un años viene sirviendo en la parroquia de Totonicapán como sacristán y colaborador en otras tareas propias de los laicos en la iglesia.


Agradeció, en su nombre y en el de toda su familia, a la comunidad de Totonicapán, la oportunidad que le ha brindado de conocer Panamá y a todos los religiosos por la acogida que le han dispensado en este viaje. “Llevo esta experiencia de ustedes en mi corazón y con recuerdos inolvidables, señaló”


Habló de su familia, de sus hijos, del cultivo del maíz y de manzana en su comunidad Chuculjuyup y del trabajo que realiza en ella como animador de la comunidad cristiana dirigiendo el rezo del rosario por las casas y coordinando los temas de formación bíblica y de catequesis. Forma también parte del coro de la comunidad y está particularmente empeñado en ayudar a la gente a luchar contra la enfermedad del alcoholismo.


En su visita a Panamá, además de conocer nuestros ministerios de la capital, el señor Eusebio, viajó, acompañado del P. Aníbal, y de los padres Vicario y Lorenzo, a David y Bocas del Toro, visita que le proporciono al ilustre visitante la oportunidad de montar por primera vez un cayuco y de experimentar el miedo que esa primera vez se siente casi siempre, aún si el mar está calmo y el río tranquilo.


Para su familia, este nombramiento ha sido un honor y una gran distinción, aunque al principio, cuando recibieron la noticia y no sabían muy bien de que se trataba, su esposa preguntó si seguiría viviendo con ella y sus hijos en la casa como hasta ahora.

¡Felicidades don Eusebio!”

Jun
20th

Pastoral Juvenil

Dic
9th

La Comunidad, Agustinos Recoletos en Guatemala

A continuacion amigos les compartimos un material visual en donde se resume la vida de los Agustinos Recoletos en Guatemala, para que conozcan acerca de lo que hacemos, en donde estamos y nuestro trabajo pastoral.

Oct
18th

Monseñor Molina aboga por la paz y el respeto mutuo tras la muerte de ocho campesinos en Totonicapán

“Deseamos paz y oramos por la paz y el respeto mutuo”. Ése es el principal mensaje de Monseñor Mario Molina, obispo agustino recoleto en la Archidiócesis de Los Altos, Quetzaltenango y Totonicapán, tras conocer el fallecimiento de ocho campesinos el pasado 4 de octubre, en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. Ausente en Roma, en el Sínodo de los Obispos, el pastor guatemalteco manifiesta su dolor por lo ocurrido.

A su llegada a Roma como delegado al Sínodo de los Obispos, monseñor Mario Molina, arzobispo de Los Altos, en Guatemala, se vio sorprendido por las tristes noticias de lo que acababa de ocurrir en su diócesis: una protesta airada de campesinos había degenerado en enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, y el resultado era de ocho campesinos muertos. 

Cuando le abordamos, aún no tiene información completa y segura, pero no puede menos que manifestar la preocupación que, como pastor, tiene por sus fieles. A ellos se dirige también con su palabra de consuelo y ánimo. 

Pregunta.– Monseñor, ¿qué es lo que ha ocurrido en Totonicapán, según sus noticias? 
R.– Según mis informaciones, que provienen de dos fuentes principalmente, la prensa en Internet y lo que he podido saber a través de amigos, lo ocurrido en Totonicapán es el desenlace de reclamos y contrarréplicas que se venían dando desde hace semanas. De hecho, las manifestaciones en Cuatro Caminos y en el paso llamado Alaska, se dieron mientras una delegación de habitantes de Totonicapán estaba en la capital para encontrarse con el Presidente de la República. Entiendo por lo tanto que se trataba de una manifestación de la fuerza de los números en apoyo de la misión de los emisarios. Tengo entendido que hubo medidas de coerción para obligar a muchos a asistir, que de otro modo no lo hubieran hecho. Según mis informaciones, el gobierno envió fuerzas de seguridad a los dos puntos para evitar que el tránsito en la carretera principal estuviera cerrado por mucho tiempo. Hubo también presencia del Ejército como respaldo a la Policía Nacional Civil. Entiendo que, después de cinco horas, la manifestación en Cuatro Caminos se disolvió tras intercambio de pedradas de un lado y de gases lacrimógenos del otro. Pero las cosas se complicaron en el paso de Alaska. Parece que allí un guardia de seguridad de un transporte comercial disparó contra la multitud en un momento en que sintió que lo agredían. Este disparo causó el primer muerto que soliviantó a la multitud. Después vinieron los disparos, en una sucesión de acontecimientos que deben ser esclarecidos. Estos disparos, según la evidencia que se va estableciendo, vinieron de armas del Ejército de Guatemala. No se sabe quién dio la orden de disparar. Según algunas versiones, los vehículos del Ejército habían recibido instrucciones de retirarse. 

P.– ¿Cómo se siente, estando fuera, a tantos kilómetros de distancia? 
R.– Estas cosas ocurrieron cuando yo salía de viaje a Roma para participar como delegado de la Conferencia Episcopal de Guatemala en la XIII Asamblea del Sínodo. Me enteré el sábado por primera vez, al leer las noticias de Guatemala en Internet. Luego comencé a recibir algunas informaciones adicionales a través del Comunicado de la Conferencia Episcopal y algunas noticias del Vicario General. La distancia lo hace a uno impotente y hace imposible acompañar a las familias en duelo en su dolor y en la impotencia que también el pueblo siente cuando se ve implicado en acciones de alcance político más amplio que los intereses de cada día. Sé que los sacerdotes de Totonicapán, tanto del Municipio como del Departamento, han procurado estar cerca de sus feligreses y acompañarlos en su dolor y estoy agradecido con ellos por esa actitud. 

P. ¿Qué puede decir a su pueblo, en este momento de dolor y desconcierto? 
Lo primero que hay que decir es que se debe tener conciencia de la dignidad de la persona, de toda persona. Si es verdad que hubo coerción para participar en las manifestaciones, no se puede instrumentalizar a las personas exponiéndolas a peligros a su integridad física como éstos. Aunque todavía hay que esclarecer cómo se produjeron las muertes y quién es el responsable, no se puede pretender solucionar los conflictos matando al adversario, como si la vida humana de las víctimas fuera el precio descontable de la victoria de la fuerza. Deseamos paz y oramos por la paz y el respeto mutuo. Las reivindicaciones y peticiones que están a la base y son la causa de las manifestaciones, deben ser medidas en su justo alcance. Creo que algunos de los reclamos, sobre todo el de las tarifas eléctricas, tienen como referente las autoridades locales y no el gobierno central. En una democracia la negociación es el único camino, junto con la conciencia de que la negociación no siempre tiene como resultado el logro de los objetivos en el tiempo, el lugar y el modo que uno quiere.

Fuente: Web Oficial OAR

Dic
25th

Mensaje Navideño Del Prior General de la Orden de Agustinos Recoletos

El Reverendo Prior General de la Orden de Agustinos Recoletos, Fray Miguel Miró nos envía un mensaje en esta navidad en el cual nos invita a vivir y transmitir la esperanza y la alegría en está Navidad.

A nombre de la Orden de Agustinos Recoletos; P. Max, P. Víctor, P. Jesús, P. Ismael, quien nos acompaña por motivo de sus vacaciones; les deseamos una muy Feliz Navidad y un Año 2012 lleno de bendiciones abundantes.

Nov
17th

Agradecimiento de la Comunidad de Ciudad de los Niños, Costa Rica

Hace algunos días nuestra Guatemala fue afectada por las fuertes lluvias, en nuestras comunidades pasamos por momentos difíciles, y desde Ciudad de los Niños Costa Rica nos enviaron una ayuda económica, que agradecemos por este medio. 

Fray Ignacio Jimenez se contactó con nosotros a través de nuestro website y pudimos coordinar la ayuda, es momento entonces de agradecer este gesto tan generoso de nuestros hermanos y a nombre de la Cocatedral de San Miguel enviar nuestro sincero agradecimiento a todos los hermanos de Costa Rica que apoyaron con esta noble causa. 

Así mismo les enviamos una carta de agradecimiento redactada por el párroco de nuestra Cocatedral, P. Max Ozuna, OAR. 

Les deseamos muchas bendiciones y una vez más miles de gracias!!!!

Oct
17th

Enfermeras Españolas se Despiden de Totonicapán

Cerca de un mes tuvimos la visita de: Maria, Carmen y Nuria; tres enfermeras españolas que vinieron apoyar tanto a la pastoral de salud como a la de educación y al momento de despedirse nos comparten algunas palabras con sus impresiones, anécdotas y recuerdos que se llevan de la ciudad prócer.

 

Por este medio agradecemos a las enfermeras por su apoyo hacia nuestra parroquia así mismo les indicamos que está es su casa y las puertas quedan abiertas para cuando deseen volver a visitarnos así mismo deseamos que nuestro Patrón San Miguel Arcángel les proteja y libre de todo peligro. 

Compartimos con nuestros amigos lectores algunas imágenes del trabajo realizados por María, Nuria y Carmen.